Descubre cómo implementar la iluminación LED en tu oficina



Con la llegada del siglo XXI y las nuevas teorías respecto a cómo debe funcionar un equipo de trabajo, hemos visto que se han implementado diversas técnicas para no solamente fomentar a que los empleados se encuentren motivados, sino también que se encuentren en un ambiente de trabajo lo suficientemente cómodo en donde se puedan concentrar sin ningún tipo de problemas.

Aparecieron las llamadas salas de recreación y salas de reuniones (que aunque antiguamente existían, no eran destinadas a todos los trabajadores). Sin embargo, entre las mayores adquisiciones que se han hecho durante este nuevo milenio respecto a oficinas e incluso hogares se encuentran las famosas luces LED de las cual hablaremos en este post.

Ventajas de tener luces LED en tu oficina

Muchas son las ventajas que se han escuchado acerca de la iluminación LED, sin embargo, las que podemos destacar a nivel empresarial son las siguientes:

  1. Son completamente ecológicas: la iluminación LED colabora con el ahorro de energía debido a que necesitan menos electricidad para iluminar los espacios; esto hace que sean mucho más ecológicas que las luces amarillas y las luces blancas tradicionales.
  2. Reducen la cuenta de la luz: al consumir menos energía eléctrica que las luces tradicionales, esto colabora notablemente con la factura de la luz que tenemos que pagar al final del mes; lo que nos beneficia precisamente en el ahorro del pago de servicios de la oficina.
  3. Son mucho más frías que las luces normales: las luces amarillas sobre todo suelen ser muy calurosas, por lo que no se recomiendan en sitios calientes o sin aire acondicionado; en el caso de las luces blancas comunes suelen ser un poquito más frías que las amarillas pero siguen produciendo cierto grado de calor. Las luces LED casi no producen calor, lo que evitará que nuestro equipo de trabajo sienta incomodidad por la temperatura de las oficinas.
  4. Su luz es perfecta para la concentración: las luces LED son lo suficientemente brillantes como para poder ver todo con claridad pero a su vez su brillo no se torna incómodo, por lo que son perfectas para fomentar la concentración de un equipo de trabajo.
  5. Son más resistentes que las bombillas tradicionales: esto hace que podamos preocuparnos menos de que se rompan por caídas o sencillamente cambiarlas mensualmente, puesto que tienden a durar más que cualquier bombillo incandescente.
  6. Tienen muchas presentaciones: las luces LED no solamente vienen como bombillas de techo, también las podemos conseguir como lámparas de mesa e incluso como linternas portátiles; lo que facilita su transporte y la iluminación a otros lugares donde la luz de techo tradicional no llega.
  • No son ruidosas: los paneles de las luces LED no emiten ningún tipo de sonido, lo que hace que la persona que se encuentre trabajando no se desconcentre y pueda ser más productivo en el menor tiempo posible.
  • Podemos regular la intensidad de la luz: existen luces LED modulares que permiten regular la intensidad de la luz, permitiendo adaptarla a cualquier evento que se presente en la oficina, desde una reunión cálida hasta una reunión de tormenta de ideas.