Métodos de caza de montería



La caza de montería es un método de caza antiquísimo, cuyo origen se pierde en el tiempo. Sin embargo, su efectividad y el aprecio que se le tiene como actividad deportiva han hecho que, con relativamente pocos cambios, se haya mantenido hasta nuestros días como un método popular de caza. Todo esto, teniendo en cuenta las regulaciones gubernamentales relacionadas con la realización de la caza, fechas, instrumentos e, incluso, las razas de perros admitidas y sus formas de crianza, considerando siempre la importancia de la protección de la fauna silvestre.

Teniendo esto presente, se entiende a la caza de montería como un método en sí mismo, pero, al igual que muchos otros, cuenta con distintas subdivisiones y formas de realización, tales como:

Según el tipo de raza escogida

La gran variedad de perros finamente criados para cumplir su misión durante la caza de montería es uno de los principales atractivos para este tipo de actividades. Dependiendo del terreno, lugar, la presa y otros factores, es necesario escoger una raza de perro adecuada, teniendo en cuenta claro, el apartado legal relacionado.

Algunas de las razas de perros más destacadas para la caza de montería son:

  • Pointer Ingles: Un perro mediano y esbelto con una constitución física apta para correr a gran velocidad
  • Beagle: perros pequeños o medianos de patas cortas con un sentido del olfato extremadamente agudo
  • Braco Alemán: Una de las razas más apreciadas por su polivalencia y numerosas aptitudes para la caza que le permiten adaptarse a toda clase de estilos
  • Basset Hound: otra raza de tamaño pequeño pero con un sentido del olfato excepcional para marcar a otros animales.

Caza en batida

Se realiza batiendo una mancha de monte con ayuda de cazadores custodiando el perímetro. Usualmente, el número de los mismos varía entre 20 y 30, al igual que para los perros, acompañados de unos 10 ojeadores.

Caza menor en mano

Consiste en un grupo de cazadores, acompañados de perros en el caso de las monterías, que avanzan por un sector de terreno separados entre sí por una distancia variable.

Caza al salto

Consiste en un solo cazador que recorre el terreno acompañado de perros para disparar a las piezas que encuentra.

Siendo estas alguna de las modalidades más populares de caza con montería, tomando en consideración las variaciones regionales y nacionales que pueden darse en las mismas dependiendo de los métodos utilizados en cada nación.

Aparte de ello, es necesario mencionar la importancia de la presencia de los perros de caza en las monterías para que sean consideradas como tales, ya que todo método que prescinda de los mismos queda fuera de la categoría ya mencionada.

De igual forma, los perros pueden utilizarse para variadas funciones, entre las cuales destacan olfatear a la presa, sacarla de su encame, corretearla hasta el punto de encuentro de los cazadores o incluso ser ellos mismos los encargados de atacar a la misma, siendo los galgos la raza predilecta para esto último, pero, sin estar permitido su uso en todas las modalidades.