Las luces LED pueden acortar el tiempo de los bebés en incubadoras

bebes

En el 2011, la fisioterapeuta Silvana Colo Correa decidió empezar a estudiar el empleo de la tecnología LED al marcharse a vivir a la ciudad de Araraquara (en São Paulo) con el fin de darle un uso para los bebés.

El objetivo dentro de su nueva pequeña empresa (Led Visual Médica), consistió en aplicar en el tratamiento de la ictericia (una enfermedad que afecta a los recién nacidos y deja su piel amarillenta por el exceso de bilirrubina en la sangre), esta tecnología LED.

Según ella, el índice de esta enfermedad en los bebés de los centros de maternidades suele ser de un 70%, y es bastante común, por lo que los bebés deben permanecer más tiempo en la incubadora.

Este proyecto también buscó inhibir los costos que surgen de cuidar a los bebés recién nacidos, ya que los aparatos eran caros y los tratamientos solían ser costosos, por lo que montar un equipo LED también beneficiaría los recibos de pago, y para posteriormente ser aprobado en el 2015 por la FAPESP (Fundación de Apoyo a la Investigación Científica del Estado de São Paulo).

Este proceso se denominó como la “Etapa I”. Un equipo especializado se encargó de los montajes y las observaciones durante la experimentación, y mediante la marcha surgieron varias ideas, como por ejemplo, incorporar un radiómetro, con el objetivo de medir las radiaciones emitidas durante el proceso.

Posterior a la Etapa I, surgió la “Etapa II”, la cual pasó de un proceso en donde se creó el prototipo, al momento en donde se empezó a diseñar el aparato propiamente dicho, el cual fue catalogado como un paso de innovación en el campo científico y de la medicina. Esta etapa fue la prueba de que la iluminación LED llega a ser mucho más eficiente que el uso de las bombillas convencionales, y llega a ser más determinante de manera favorable en el proceso del combate contra la ictericia.

Según los resultados finales, la iluminación LED disminuye en un 35% el tiempo en el que los bebés deben permanecer en una incubadora debido a esta enfermedad, haciendo que los tratamientos sean más cortos y más baratos, es decir, más óptimo. También se destacan otros beneficios, como por ejemplo que el prototipo impide que la luz entre en contacto directo con el bebé, haciendo que el aparato sea más seguro que una incubadora convencional.

Otra de las ventajas de este proyecto, es que el montaje y el mantenimiento de este aparato resulta ser más económico que los tratamientos estándares, y ofrecen mucha más calidad y vida útil, claro está. También es un aparato mucho más práctico y transportable, por lo que puede desplazarse con menos delicadeza que una incubadora normal. Debido a que el tiempo por el que permanecen los bebés recluidos en esta incubadora especial disminuye, también lo es para las madres, haciendo que los hospitales gasten menos recursos.

Actualmente, se busca que este aparato sea liberado al mercado en poco tiempo, sin embargo, se deben realizar otros estudios médicos para su certificación.